4. Cultivos de coca, marihuana y amapola

Punto 4: Cultivos de coca, marihuana y amapola

Ante el fracaso y la arbitrariedad de la política antidrogas del Estado Colombiano, consideramos crucial redefinir los lineamientos que han configurado el tratamiento a los cultivos de coca, marihuana y amapola.

Por lo anterior, Exigimos y mandatamos:

  1. El cumplimiento de los compromisos adquiridos con los procesos organizativos de los cultivadores de coca, marihuana y amapola en movilizaciones pasadas.
  2. Un programa de sustitución de cultivos social, gradual, concertada, estructural y ambiental de hoja de coca, marihuana y amapola que supere la puesta en marcha de programas de erradicación violenta y aspersión con glifosato que atentan contra la vida digna de las comunidades Indígenas, Afro descendientes y Campesinos. Rechazamos la sustitución basada en la imposición de cultivos agroindustriales como la palma de aceite, el caucho y otros similares. Serán las comunidades quienes impulsen las propuestas de sustitución, no el gobierno nacional.
  3. Un programa de sustitución social, gradual, concertada, estructural y ambiental que permita generar una fuente alternativa de ingresos para los cultivadores de coca, marihuana y amapola. Dicho programa deberá hacerse con énfasis en el ordenamiento y la planeación territorial, acordando procedimientos, tiempos y mecanismos con las comunidades agrarias y sus organizaciones representativas, basado en el reconocimiento, la formulación y ejecución de Planes de desarrollo sostenibles, integrales y de vida.
  4. La liberación de las y los presos judicializados por actividades ligadas al cultivo y recolección de marihuana, coca y amapola.
  5. No aplicación de la extinción de dominio en los predios de los pequeños cultivadores de marihuana, coca y amapola.
  6. Una política de sustitución basada en la promoción de cultivos productivos propios de la economía campesina que sean comerciables y con seguros de cosecha a corto, mediano y largo plazo. Tal política se sustentará en dos ejes orientadores: el primero se refiere al diseño e implementación de Sistemas Productivos Sostenibles y el segundo a la estabilización y garantía de la integralidad de derechos.
  7. Programas de sustitución basados en la estabilización de los Sistemas Productivos Sostenibles y atendiendo a 6 líneas de acción: acceso a tierra, sistemas productivos sostenibles, mejora de infraestructura, transformación y agregación de valor en el predio, acceso a asistencia técnica y tecnología, y acceso a mercados.
  8. Respetar y fortalecer los usos tradicionales, medicinales, alimenticios e industriales de la hoja de coca, amapola y marihuana, en el marco de los sistemas productivos de las comunidades agrarias.
  9. Apoyo por parte del Estado a la producción e industrialización de alimentos, medicinas y otros productos derivados en los cultivos de coca, amapola y marihuana.
  10. Garantizar el despliegue comunicativo nacional a través de todos los medios disponibles para difundir, educar y capacitar a las comunidades sobre el uso sagrado y ancestral relacionado con el cultivo de coca, amapola y marihuana.
  11. No otorgar patentes para las plantas de coca, marihuana y amapola y los productos de uso lícitos.
  12. El tratamiento del consumidor como un asunto de salud pública, incluyendo su atención en el sistema de salud.