Comunicado de solidaridad con los afectados por Hidroituango

La Cumbre Agraria, Campesina, Étnica y Popular a la cual está articulado El Movimiento Colombiano en Defensa de los Territorios y Afectados por Represas Ríos Vivos, rechaza las agresiones de la Gobernación de Antioquia, la Policía Nacional y Empresas Públicas de Medellín EPM de las cuales vienen siendo víctimas las comunidades afectadas por la mega hidroeléctrica Hidroituango que afecta 19 municipios del occidente, norte y bajo cauca en Antioquia, además de municipios ribereños de los departamentos de Sucre y Bolívar.

Desde hace cerca de un mes las comunidades legítimamente intentan impedir que la destrucción del bosque acabe con sus sitios de trabajo y vivienda o incluso con sus vidas o les deje heridos, han exigido que hasta tanto no se les brinde otros medios de subsistencia y repare de manera integral, la tala y posterior inundación no debe adelantarse pues los arboles, rocas y troncos están cayendo sobre sus viviendas y sitios de trabajo lo que ha dejado heridos y muertos. No obstante abusando de su poder mediático la Gobernación de Antioquia y EPM le han mentido al país diciendo que los que protestan han sido reparados o peor aún que ya no queda nadie en el Cañón del río Cauca en Antioquia. Así mismo la Policía Nacional ha abusado de su poder militar para intimidar a la población con amenazas permanentes de capturas, con ataques y persecución a personas humildes barequeras, pescadoras y agricultoras. Hoy la tala avanza porque los trabajadores tienen al lado a hombres fuertemente armados de la Policía lo que demuestra la ilegitimidad de Hidroituango.

Las comunidades articuladas en Ríos Vivos Antioquia exigen soluciones a la pérdida del trabajo, el derecho a la libre asociación, a la verdad, a la justicia sobre las decenas de masacres ocurridas en la zona, reclaman que no se inunde hasta tanto el Estado no garantice que no quedan mas cuerpos y fosas comunes en la zona, exigen el respeto a la vida e integridad física que ha puesto en riesgo Hidroituango, reclaman sus derechos como comunidades ancestrales y tradicionales, pues habitan el Cañón del río Cauca mucho antes que el proyecto se impusiera en el territorio. Ante las anteriores exigencias la única respuesta ha sido la represión por parte del ESMAD que llegó a su limite con el ataque del día 12 de abril en la playa El Arenal municipio de Sabanalarga Antioquia. El ataque se dio con balas de goma y gases lacrimógenos dejando varias personas heridas especialmente mujeres adultas que no alcanzaron a correr. Esta es una práctica coercitiva que utiliza el gobierno Colombiano ante las justas reclamaciones de sus derechos territoriales acrecentada ante la ausencia de presencia y control del Ministerio Público.

Para las víctimas del conflicto armado, hoy revictimizadas por Hidroituango, en la zona en la que se han sufrido 73 masacres, cerca del 60% de la población ha sido desplazada alguna vez en la vida, se cuentan con cerca de 700 casos documentados de desaparición forzada y la exhumación de 159 cuerpos en la área de afectación de la obra pero saben que quedan muchos cuerpos más; toda institución que no se pronuncie y realice acciones es cómplice de la violación de derechos humanos que sufren las comunidades afectadas por Hidroituango y del beneficio que recibe EPM de estas vulneraciones.

Los compromiso de la Gobernación de Antioquia y de la Autoridad Nacional de Licencias Ambientales ANLA con el Movimiento Ríos Vivos Antioquia han sido incumplidos de manera reiterada, según el acuerdo en el marco de la Mesa de Garantías para la labor de lideres y defensores de derechos humanos de Antioquia era que el día miércoles 11 de abril bajarían en compañía de Procuraduría y Defensoría del Pueblo a la playa El Arenal para iniciar el recorrido por el Cañón y verificar la vulnerabilidad y las afectaciones de la población, el riesgo a la vida e integridad física generado por la tala del bosque seco tropical, además de que este mismo día se tendría la fecha del diálogo con el gobernador Luis Pérez y el gerente de EPM, nada de esto se cumplió y las comunidades nuevamente se quedaron esperando, por el contrario llegó el ESMAD y sin claridades sobre el tipo de operativo que realizaron, sin ningún documento o explicación atacó indiscriminadamente a la población que esperaba la visita de las instituciones del Estado. Así mismo desde el año 2016 el ANLA creo dos mesas para resolver las crisis generadas por Hidroituango: 1) Mesa de contingencias, 2) Mesa de restitución de condiciones de vida, ninguna de las cuales ha avanzado.

Las comunidades se encuentran dispersas, hay heridos y la comunicación en los distintos sitios en donde se desarrollan las protestas no es buena, solicitamos difundir y alertar a las autoridades competentes para que cese la represión, se brinden garantías para la protesta, hagan presencia de inmediato en los distintos lugares y se solucionen las problemáticas que plantean las comunidades.

A las víctimas del conflicto armado presentes en las manifestaciones no se les está respetando sus derechos y tampoco garantías de no repetición por lo que solicitamos la intervención inmediata del gobierno nacional que brinde soluciones a la población afectada, de la Procuraduría, Defensoría y demás organismos que den garantías a las comunidades afectadas por Hidroituango.

BASTA YA DE DESPLAZARNOS, NO MAS REVICTIMIZACION

Ríos libres, Pueblos Vivos