Cumbre Agraria Campesina Étnica y Popular Respalda y Convoca a las Jornadas de Movilización

En lo transcurrido del Gobierno de Duque, ha quedado clara su funcionalidad al modelo de economía extractiva, su énfasis en favorecer los intereses de los más ricos y, también, su poca voluntad por cumplir los acuerdos tanto a la Insurgencia como al movimiento social, lo cual sumado a su política guerrerista y represiva, nos deja un escenario de mayores conflictos que se expresan en los territorios.

Actualmente, viene caminando un paquete legislativo en temas de tierras, reformas fiscales y tributarias; además cobros de valorización, desconocimiento de las consultas previas y populares, crisis del sector educativo y una situación de DH y garantías bastante preocupante que arroja la alarmante cifra de 230 asesinatos de lider@s y defensor@s de DH durante el presente año, 81 de estos corresponden al periodo del actual Gobierno, sumados a los procesos de judicialización y tratamiento militar a la protesta social.

La coyuntura deja un proceso muy importante de movilizaciones universitarias que le han planteado al país un debate sobre la defensa de la educación pública, gratuita, de calidad y pluricultural. Este ha sido un ejemplo de movilizaciones masivas y de carácter social y político que ha permitido confrontar las políticas privatizadoras del Gobierno. Actualmente se sostiene el paro y se debate con el gobierno nacional los puntos de exigencias para el financiamiento de la educación. La respuesta del Gobierno ha sido estigmatizar, dar tratamiento militar a las movilizaciones y condicionar el diálogo al no compromiso de resolver las demandas del movimiento estudiantil.

Esta oleada de movilización exigiendo el derecho a la Educación, ha logrado la solidaridad y respaldo del movimiento social Colombiano y la posibilidad de construir agendas comunes en perspectivas de unidad en la acción con perspectiva estratégica de construcción de país.

Igualmente, está en el debate político la propuesta del gobierno de reforma tributaria para recaudar 14 billones de pesos, enfocado en subir los impuestos para los sectores más pobres y beneficiar a los privados y grandes empresarios quienes siguen gozando de la exenciones y privilegios tributarios, sin tocar temas estructurales del modelo económico y rentista del país ni combatir la corrupción que alcanza la cifra de 50 billones de pesos robados al año; recursos que van a parar a los bolsillos de los gremios, empresarios, políticos, un claro ejemplo de tal situación es el escándalo de los sobornos de Odebrecht para hacerse a jugosos contratos y la manipulación de la justicia para eso delitos se mantengan en la impunidad.

Ante este panorama y la propuesta neoliberal y fascista del Gobierno, se ha logrado despertar el sentido de la unidad, la movilización y la construcción de poder expresado en la posibilidad de defender y construir territorios para la vida; en ese marco se ha venido dinamizando un espacio de convergencia de sectores sindicales, sociales, la Cumbre Agraria, Campesina, Étnica y Popular (CACEP), y estudiantes, entre otros, que propone y jalona acciones de movilización e incidencia para exigir el financiamiento de la educación y en oposición a la reforma tributaria.

Se ha logrado consolidar una Jornada Nacional de Movilización definida para el día 28 de noviembre que tiene como enfoque la toma de ciudades, pero también nos venimos pensado la posibilidad de ir definiendo el desarrollo de un PARO NACIONAL de carácter político que confronte el modelo.

Nuestra vocación como CACEP ha sido un espíritu de armonía, solidaridad y unidad estratégica; en ese sentido, llamamos a nuestros procesos desde lo nacional y regional, para que asumamos un papel histórico y logremos impulsar y promover estas movilizaciones, también para buscar mecanismos de coordinación social y política que logren consolidar en las regiones espacios de confluencia para lograr avanzar en acciones más fuertes y contundentes.

Debemos posicionar nuestro pliego, nuestra agenda de unidad, las apuestas y proyecciones desarrolladas en la Asamblea Legislativa Popular y de los Pueblos. Desde la Comisión Política de la CACEP y los espacios de relacionamiento asumimos el compromiso de ser actores y sujetos sociales y políticos para defender la vida, el territorio y la paz.

Qué este 28 de Noviembre y las otras acciones de movilización en esta coyuntura, sean el camino de la lucha por un país digno y logremos proyectar de la mejor manera nuevas jornadas con un carácter más estratégico.

Pueblos Indígenas, Afros, campesinos, agrarios, populares y sociales ha llegado un nuevo momento para la Unidad, para mostrar con ahínco nuestro espíritu y armonía de lucha, salgamos a las carreteras y calles a ondear las banderas de nuestros procesos y seguir sembrando esperanza para cosechar ese nuevo país para la dignidad de nuestros pueblos.

Bogotá 28 de noviembre de 2018

COMISIÓN POLÍTICA
CUMBRE AGRARIA CAMPESINA, ÉTNICA Y POPULAR

🍃 ¡Sembramos esperanza, cosechamos país! 🍃

#ALaCalleEl28
#MingaPorLaVida
#TomaDeCapitales
#YoMarchoPor